Laureano Gomez Castro


Vamos a hacer una biografía de Laureano Gómez Castro poniendo mucho énfasis a su periodo de gobierno.
El nombre completo de este político colombiano era Laureano Eleuterio Gómez Castro; había nacido el 20 de febrero de 1889 en la ciudad de Bogotá, proveniente de una familia aristocrática. Para el año de 1909 se graduaría de ingeniero; hasta 1916 dirigiría el periódico La Unidad (que él mismo había fundado).

De 1911-1916 ejercería por primera vez como parlamentario, algo que volvería a repetir en 1921. En 1916 contraería nupcias con la señora María Hurtado Cajiao con quien tendría 4 hijos: Cecilia, Rafael, Alvaro y Enrique. Llegado el año de 1932 asumiría el papel de líder del partido conservador, criticando desde la oposición las actuaciones del gobernante partido liberal. En 1936 fundaría el periódico El Siglo. Por ese tiempo nace su admiración por Mussolini y Hitler, así como Francisco Franco.Fue exiliado en varias ocasiones, la última vez entre 1946-1948.

Laureano Gómez Castro. Año de 1950. Llegó al poder como candidato único del régimen conservador (con 1.140.646 votos, frente a 501 votos nulos y en blanco, un porcentaje de participación electoral del 39.9 %),[1] en medio de los desórdenes incontrolables en las provincias de la nación, enfrentamientos en los cuales no hubo ni vencedores ni vencidos (aunque sí, perdió todo el andamiaje económico, social y psicológico de la nación, es decir todos perdimos, pero en la efervescencia del momento ninguno de los bandos en conflicto lo percibió de esa manera.)En enero de 1950, el grueso de la policía departamental y municipal fue absorbido por La Policía Nacional, en total 12.000 hombres. Las guerrillas liberales estructuraban sus cuadros y sus pertrechos, existiendo en la nación al momento del ascenso de Gómez al poder una fuerza irregular ilegal de 4.500 hombres.[2]

Tomó posesión ante la Corte Suprema de Justicia (la constitución ordenaba que debía hacerse ante el Congreso, pero como previamente en la administración Ospina se había clausurado al expedirse el Decreto de Estado de Sitio, que normalmente era una medida transitoria para conjurar una crisis, y que aquí, se convirtió en permanente durante varios años)[3]. Continuó con la política económica del presidente anterior, del auge industrializador y de las inversiones norteamericanas; con su gobierno exclusivista acentuó el conflicto interno[4]. Mezclaba el terror oficial, el sectarismo partidista y la política de tierra arrasada, dejando en miles de colombianos su impronta personal imborrable. Se asesinaban inclusive a los niños estigmatizándolos como de determinado partido político, porque sus padres sí lo eran; los boleteos cundían en el campo, el despojo de las pertenencias del campesinado [5]

Durante su gobierno se decía que la Violencia rural denunciada por los liberales, era falsa, no existía, a excepción del bandolerismo político patrocinado por la oposición (era su manera dizque de atraer inversionistas extranjeros a Colombia)[6].Los desordenes se suscitaban por doquier y la represión policial conservadora hacía sentir sus manos de fuego, incentivando a las cuadrillas liberales en su accionar.

El 1º de Noviembre Colombia envió a la Fragata “Almirante Padilla” hacia Corea, movimiento interpretado por los comunistas como “pago” del gobierno Gómez a los Norteamericanos por su apoyo a la dictadura civil, luego se envió un batallón completo (el Batallón Colombia), de 1.083 hombres y hasta se ofreció que de necesitarse se enviaría una división entera[7].

En 1951 hubo elecciones parlamentarias donde tampoco se presentó el partido liberal. El total de la votación fue de 934.580, correspondiendo a los liberales 5.681 votos, a los conservadores 921.370, 4.418 votos para los comunistas y 3.111 votos nulos y en blanco[8] .El 5 de Noviembre de 1951 se retiró aquejado de problemas de salud (afección cardiaca), asegurándose antes del nombramiento de Urdaneta como Primer Designado[9]. Sus planes de paz fueron gravemente afectados el 16 de abril de 1952, al término de una conferencia de paz programada en Ibagué Tolima, cuando un comando guerrillero emboscó en el Líbano (Tolima) –como retaliación a abusos de policías locales contra los liberales en esa vereda- y asesinó a varios políticos, quedando heridos el gobernador del Tolima Francisco Gonzáles Torres y un hijo de Urdaneta Arbeláez[10]
Para Mayo de 1952, Urdaneta hizo público su programa de pacificación, que incluía el elemento religioso del llamado directo del Papa Pío XII, el Nuncio Apostólico, Arzobispos y Obispos y también incluía la oferta de amnistía, con exiguos resultados. Por esa entonces la Conferencia Evangélica de Colombia (CEDEC) (una organización de iglesias protestantes radicadas en el País), recopiló una lista de 500 casos de persecución anti-protestante.

El 6 de septiembre en el sepelio de seis policías caídos (y macheteados) en la contienda política (en Rovira Tolima, para más señas), la turba conservadora enardecida, incendió las instalaciones de El Tiempo y El Espectador; las residencias de Alfonso López y Carlos Lleras fueron saqueadas[11].Dichos señores solicitaron asilo político en Venezuela y la sede del partido liberal se cerró en Bogotá.

Para 1953 las muertes y torturas se habían agigantado. Ese año hubo elecciones para el Congreso de La República; con mayor razón el liberalismo tampoco concurrió a las urnas, los conservadores sacaron 1.025.409 votos[12].El conservatismo también tenía su propia pugna interna, entre los radicales de Gómez y los más laxos de Ospina Pérez. Se rumoraba que El general Rojas Pinilla planeaba un golpe de Estado (con una imagen crecida en sus actuaciones bajo el régimen Gómez); ante la amenaza de Gómez de retomar el poder, las fuerzas militar en cabeza de Rojas sugirieron tanto a Urdaneta como a Ospina Pérez que mantuvieran la Presidencia, al negarse los dos, Rojas Pinilla decide arrestar a Gómez y tomar el mando[13].

La situación económica, del país, era, para la clase negociante protegida por la política estatal, buena. La cotización del café en Nueva York pasó de 20.93 centavos de dólar en 1946, a 56.11 centavos de dólar en 1953. Las tasas de crecimiento del producto bruto pasaron de 3% en 1951 a 6,3% en 1952. Las exportaciones colombianas, entre 1949 y 1952 casi de duplican[14].
[1]Colombia, Departamento Administrativo Nacional De Estadística (DANE), Colombia Política, 1972, páginas 152 y 154
[2]RAMSEY, Russel. Guerrilleros y soldados, Tercer mundo editores segunda edición, 2000, páginas 176-180
[3]TIRADO Mejía, Álvaro. El gobierno de Laureano Gómez, de la dictadura civil a la dictadura militar en Nueva Historia de Colombia Vol. II. Planeta Colombiana editorial, 1998, páginas 81-83.
[4]GUTIÉRREZ CELY, Eugenio y Miguel Ángel Urrego Ardila.1001 cosas de la historia de Colombia que todos debemos conocer, círculo de lectores, 1995, página 153
[5] SANCHEZ G. Gonzalo, Violencia, guerrillas y estructuras agrarias, en Nueva Historia de Colombia Vol. II. Planeta Colombiana editorial, 1998, página 140
[6] RAMSEY, Russel. Op.,Cit., página 181
[7]TIRADO Mejía, Álvaro. Op. Cit., página 92
[8] Colombia, Departamento Administrativo Nacional De Estadística (DANE), Colombia Política, 1972, página 154
[9]TIRADO Mejía, Álvaro. Op., Cit., página 95
[10]RAMSEY, Russel. Op., Cit., página 198
[11]TIRADO Mejía, Álvaro. Op., Cit.,., página 99
[12]Colombia, Departamento Administrativo Nacional De Estadística (DANE), Colombia Política, 1972, página 154
[13] RAMSEY, Russel. Op., Cit.,, páginas 205-207
[14] TIRADO Mejía, Álvaro. Op., Cit., páginas 93-94.

EL AMBIENTE DE VIOLENCIA

Por donde su onda de choque se propagaba, dejaba una estela de campesinos desplazados, huyendo de sus aberraciones, dejando tierras y bienes botados al arbitrio de la guerra, engrosando corrientes migratorias de colonización en otros lares o el ejército de desempleados de las ciudades. Oportunistas lograron comprar a precios terriblemente bajos muchas de las propiedades de los campesinos que huían. Los terratenientes, sencillamente huían a sus otros bienes en las ciudades esperando capear el temporal-para ellos no era tan duro económicamente hablando porque tenían alternativas-.Tierras baratas y jornales caros, era la ecuación que desalentaba a los capitalistas rurales; al dejar los Hacendados a mayordomos y arrendatarios a cargo de sus propiedades, la autonomía de los mismos desbordó los cánones habituales, minando la autoridad del Hacendado y los engranajes de funcionamiento interno dentro de las Haciendas[1].
[1] SANCHEZ G. Gonzalo, Violencia, guerrillas y estructuras agrarias, en Nueva Historia de Colombia Vol. II. Planeta Colombiana editorial, 1998 páginas 149-151

Y EL TOLIMA

En el Tolima, a comienzos de los años 50 había cerca de 1.000 guerrilleros en ciernes[1].El Tolima conservador aportó 41.231 votos a Laureano Gómez, el 28.4% de los varones mayores de 21 años con cédula[2]. Para las elecciones parlamentarias de 1951, debido a la abstención liberal, hubo 211 votos para este grupo político y 49.911 votos por los conservadores y 1.268 votos por otros grupos políticos; en total el porcentaje de participación electoral calculado sobre la población cedulada apta para votar, fue de 34.2% En la elección parlamentaria de 1953, los conservadores sacaron 57.464 votos, el 37.1% de participación electoral[3].

Al quedarse los liberales locales sin aliados en Bogotá, ni cargos burocráticos a nivel departamental, mucho menos en la Policía, el Departamento quedó en manos de la Violencia. Los lugares predilectos para tales acciones, eran sitios de difícil acceso, apartados de los centros, montañosos, sin personajes influyentes en los focos de poder[4]. El gobernador Octavio Laserna (conservador), intentando combatir las tendencias subversivas de manera indirecta, decretó multas para las escuelas que no dieran educación religiosa, no enseñaran la historia de Colombia ni hicieran actos de la fe católica[5].
El grupo guerrillero más famoso en el Tolima era el de los hermanos Cantillo, cerca de Miraflores (Rovira), comandado por David Agudelo Cantillo “El Triunfante”-quien iba ser mirado como prohombre, más adelante, por Teófilo Rojas alias “Chispas”-.En Tolima occidental los hermanos Tiberio y Leonidas Borja tenían hostigados a los pueblos conservadores desde Ibagué hasta Caldas[6].

Para 1951 las guerrillas comunistas en la zona limítrofe de Tolima y Cundinamarca rondaban los 6.000 combatientes[7].Los pájaros invadieron masivamente los municipios tolimenses, asesinando por igual a pudientes y humildes, por la paga o por capricho Más de la mitad del Departamento se encontraba bajo el influjo de los violentos, empezando a resentirse el agro debido a la inseguridad rural, empezando el éxodo campesino de las fincas.
El 18 de octubre se arrestó a cuatro dirigentes liberales en el Oriente del Tolima por “sospecha de complicidad” con las guerrillas del Sumapaz[8].Los índices de homicidios en esta temporada de violencia, calculados por cada 100.000 habitantes de población, para este periodo en el Departamento, según el Ministerio de Justicia, fueron:[9] En 1950, 31.2 (frente a el Valle con 76.2 y Norte de Santander con 53.5); en 1951 el índice creció a 47.6 (Siendo el Tolima el segundo Departamento de Colombia en este ítem, detrás de el Valle con 68.1); para 1952 nuestro Departamento lideró las estadísticas con 86.7 (seguido de cerca por el Valle con 83.5). Dicen los eruditos, que para este último año, la mayoría de crímenes fueron perpetrados por bandoleros que con la disculpa política, robaban (ganado vacuno y caballar, dinero y joyas cuando las había) e incendiaban, torturaban y asesinaban[10].

[1]RAMSEY, Russel. Guerrilleros y soldados, Tercer mundo editores segunda edición, 2000, página 180
[2] Colombia, Departamento Administrativo Nacional De Estadística (DANE), Colombia Política, 1972, páginas 160 y 172
[3] Ibíd., páginas 160 y 172.
[4] HENDERSON, James, Cuando Colombia se desangró, un estudio de la violencia en metrópoli y provincia, El Ancora Editores, 1984, página 178.
[5] Tribuna, 27 de septiembre, 6 de octubre, 1º de noviembre de 1950
[6]RAMSEY, Russel. Op., Cit., página 183
[7] Ibíd.., página 191
[8] Ibíd.., página 196
[9] Colombia, Ministerio de Justicia, Cinco años de Criminalidad aparente 1955-1959, Vol. 2, Bogotá, Imprenta nacional 1961, anexo, página 41. Apéndice II
[10] HENDERSON, James. Op., Cit., página 188.

Cuando en 1953 Gustavo Rojas Pinilla asciende al poder por la fuerza, Laureano Gómez se exilia en España pero siguió al frente de su partido. Es así como en 1956 gestiona junto a Alberto Lleras del partido liberal, el llamado pacto de Benidorm que se oponía a la dictadura de Rojas Pinilla. en 1958 firmarían otro documento con los liberales, esta vez la declaración de Sitges, donde se establece el Frente Nacional, es decir, la alternancia de los dos partidos políticos tradicionales en la presidencia de la República, un engendro que duraría 15 años vigente.
Laureano Gómez Castro regresaría a Colombia, para fallecer el 13 de junio de 1965 en Bogotá.

Un pensamiento en “Laureano Gomez Castro”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Google, Colombia; posicionamiento web, wordpress, search, Bing, redes sociales, facebook, twitter, Google plus (+), marketing de contenidos, cms; Consultor SMO, SEM; Publicidad, hosting; Miami, Estados Unidos,Brasil; historia, politica

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.196 seguidores

%d personas les gusta esto: